Las cuatro averías más temidas por los conductores

 

 

 

 

Por caras y complejas, hay cuatro averías que son las que más temen los conductores:

1. Avería en el turbo.

La rotura del turbo tiene fama de ser uno de los problemas más caros de solventar en un coche y no es un falso mito porque la factura puede superar, con creces, los mil euros.

2. Avería en la correa de distribución.

Que se ha roto la correa de distribución es de las peores noticias que te pueden dar en el taller. Y es que cuando se rompe, afecta a otros muchos componentes. No hay signos que indiquen que está a punto de fallar por eso se recomienda hacer una revisión anual y sustituirla por una nueva a los 80.000 kilómetros o tres años.

3. Avería en la junta de la culata.

Estas dos palabras, junta y culata, pronunciadas por un mecánico no suelen presagiar nada bueno. Al precio de la pieza hay que sumar muchas horas de mano de obra. Es habitual que cuando se cambia la junta de la culata el taller recomiende aprovechar el trabajo para renovar también la correa de distribución.

4. Avería en los inyectores.

Los inyectores se suelen estropear por el uso, pero hay malos hábitos que reducen su vida útil, como circular en reserva mucho tiempo o utilizar combustible de mala calidad.

Los comentarios están cerrados.